in ,

¿Es este el primer meme de la historia?

Una viñeta que data del año 1921 tiene un estilo similar al de los memes actuales.

En los últimos años, los memes se han convertido en algo del día a día para millones de usuarios de Internet, todos los compartimos y reimos con ellos. Tal como lo definió Richard Dawkins en el libro «El gen egoísta«, los memes tratan de una idea, moda o uso que se extiende de persona a persona dentro de una cultura. ¡Vaya concepto si lo pensamos ya para el siglo XXI!

Ya hoy en día, todos entendemos los memes como aquellas imágenes o textos, con tono humorístico, que se hacen virales a través de las redes sociales. Un fenómeno cargado de gracia e ingenio que, al parecer, !comenzó hace exactamente 97 años!

¿Y que imagen dio inicio a nuestra hermosa historia memera?

Durante Abril de 2018, Twitter enloqueció ante el descubrimiento de uno de sus usuarios: una tira cómica de 1921 cuyo estilo recuerda mucho al de los memes que reinan actualmente en la red. Esta imagen procede de la revista satírica: «Judge«, publicada en Estados Unidos entre 1881 y 1947. Sus páginas estaban plagadas de ilustraciones, caricaturas y chistes sobre los acontecimientos de la vida pública.

En uno de sus números, incluyeron el que muchos consideraron el primer meme de la historia. Un dibujo que compara cómo creemos que salimos en las fotos con flash y cómo aparecemos realmente. Al día de hoy (2 años luego del tuit) la misma sigue siendo un fenómeno viral, cosechando casi 47.000 retweets y 119.000 Me Gusta.

¿Nos sorprende?

Para nada nos sorprende, no importa si fue hace casi 100 años pero el mérito de este tipo de viñetas reside en su cercanía con la realidad. ¿Quién no ha quedado alguna vez horrorizado al ver el resultado final de una fotografía? Gracias a los memes, podemos reírnos de nuestras propias desgracias.

¿QUÉ PIENSAS?

Escrito por JeffJefftyJeff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

No nos entienden :(

¡Cédula al piso! La historia de Dancing Baby